Make your own free website on Tripod.com

OBRAS - COMPLETAS 


RESEÑAS BIOGRAFICAS

 

HONRANDO a DARDO REGULES

Vicente de Amezaga, aquel exilado vasco compañero de los Presidentes del Gobierno vasco Aguirre y Lei?aola, que vivió algunos años en nuestro país conquistando el aprecio y el afecto de todos los espíritus democráticos, y que se halla hoy en Venezuela, ha escrito sobre la personalidad de Dardo Regules, en "El Universal" de Caracas, la bella página que reproducimos en seguida.

Nos sorprende dolorosamente la noticia del fallecimiento del doctor Dardo Regules, procer figura del Uruguay contemporáneo, quien en la vida política y social, en el Senado y en el Ministerio, en la tribuna pública y en la cátedra universitaria, en el periódico y en el libro, ha sido siempre una alta presencia que resonaba con inconfundible acento en la noble tierra de Artigas. Su brillante personalidad puede ser desdoblada en múltiples facetas de las cuales queremos recordarle hoy en las tres que para nosotros mejor le configuran: hombre del Uruguay, hombre de Cristo, hombre de la Libertad.

Como uruguayo, Regules gozó del privilegio de formarse en aquella generación que creció escuchando a los maestros serenos: Zorrilla de San Martín, Rodó y Vaz Ferreira. Si su militancia católica y sus maravillosas dotes de orador nos hacían muchas veces sentir en él resonancias del genial autor del Tabaré, también en otras como aquellas sesiones de la Academia de Letras, baños de serenidad en los manantiales más puros del espíritu, al oírle desgranar sus discursos de impecable arquitectura, creíamos ver asomar, entre las marmóreas frases, el cincel de aquél que supo proclamar que el hablar bien es una de las más altas formas de ser bueno; así como en muchas de sus penetrantes observaciones se nos antoja percibir ecos del gran pensador y sentidor que nos legó el Fermentarlo.

Regules era un uruguayo enamorado de su tierra y su pueblo, orgulloso, y con razón, de aquel maravilloso asilo de las luces y la libertad. Sabía muy bien que no hay para el hombre alimento que iguale al que le brindan sus propias raíces telúricas y conocía la profunda sabiduría de la sentencia bíbilica: "Bebe del agua de tu aljibe". Pero, como sucede a todos los hombres que son honradamente de su pueblo, sentía también como suyos los problemas de los pueblos todos, sobre todo aquellos en cuya raíz se debatía el supremo negocio del hombre: la libertad. Y, uruguayo de punta a punta, era también, podríamos decir que simultáneamente, americano integral.

Para él América era el Continente de la Esperanza, asiento y punto de partida de una futura humanidad mejor; y hasta qué punto se hallaba embelesado con esta idea lo muestran, entre muchas otras, estas palabras dichas en Bogotá, donde acudió, en abril de 1948, como Presidente de la Delegación del Uruguay a ia IX Conferencia Panamericana: "Podemos pensar con orgullo y con responsabilidad que la única zona en el mundo donde hay una esperanza de paz es América, y que la única garantía para la paz vuelve a ser América y sólo América en el mundo entero".

Su vida se proyectaba recta hacia Cristo, hacia Jesús, como él gustaba de decir. El luminoso Jesús de ios Evangelios era para él no sólo el verdadero Dios, sino, naturalmente, e! más alto paradigma humano al que había que procurar imitar siempre en sus supremas virtudes de pureza y comprensión. Y así, desde las raíces de una juventud vivida con ejemplar pureza, fue hilando su vida con el esfuerzo diario de la caridad y la tolerante comprensión. Este presentaba a todos el espectáculo de una conducta diamantina contra la que tenían que embotarse los dardos de cualquier adversario filosófico o político, el que, al cabo, había de rendirse ante ella y ofrecerle el homenaje de un respeto tan honroso para el oferente como para Regules mismo. Y era de ver cómo al reconocido líder del partido católico uruguayo se acercaban, impulsados del respeto y del afecto, los hombres de las más antagónicas ideologías, quienes, si sabían bien que no cabía esperar de su firmeza la más leve dejación de sus ideas en lo que éstas tenían de fundamentales, sabían aún mejor que trataban con un hombre que siempre tendría para las ajenas no sólo el máximo respeto sino la más generosa comprensión. Y se dio el caso de que un Presidente de la República, reconocidamente agnóstico, en un acto que hablaba muy alto de su honestidad política y su inteligencia, llamara a Regules a ocupar el Ministerio del Interior, como la mejor garantía de unas elecciones generales que, efectivamente, fueron modelos de integridad. Y, cuando al dejar el Ministerio, le fueron insistentemente ofrecidos cargos de representación exterior como para colmar la ambición de cualquiera, Regules, que no era hombre de fortuna, se reintegró sencillamente al seno de su pequeño partido y al ejercicio de su bufete, expresando, con agradecimiento, pero con noble dignidad, que esperaba poder seguir viviendo de su trabajo, sin tener que deber nada a la política. Y siguió saliendo siempre de entre las salpicaduras de ésta y su cotidiano dialogar con cuanto adversario se le presentaba en el camino, limpio con aquella limpieza que aprendió del Jesús de los publícanos y las pecadoras.

Era Regules un hombre de la Libertad. Todos los que lo conocieron saben bien que el amó a la libertad. "El más grande invento de Dios", segün las magníficas palabras de Peguy, era su pasión dominante. Su profundo sentido cristiano complementario, si así lo podemos decir, por su integral oriental i dad, le hacían sentir la dignidad del hombre en ese su don más exceiso, con una emoción religiosa y humana en la que vibraba su espíritu entero. Por eso lo vimos presente siempre en toda causa en que había que defender una libertad amenazada; por eso él, tan cordial y tolerante siempre, permanecía clavado en inflexible postura ante toda forma y color de dictadura, mostrando su mayor intransigencia ante las que pretenden cubrir, con el más sagrado manto, el estercolero que es su esencial habitación. "Yo puedo concebir que se fusile y deporte a la Siberia en nombre del materialismo histórico —le hemos oído más de una vez decir—, pero lo que jamás admitiré es que se torture y se fusile en nombre de Cristo". Y valientemente arrancaba la máscara de la tiranía que avergüenza a España, haciendo ver a sus correligionarios, los católicos del Uruguay, que "Franco proclama que sirve a la Iglesia, cuando la única verdad es que se está sirviendo de ella"; por eso él, por cuyas venas no corría una sola gota de sangre vasca, estaba, en cuerpo y alma, con la causa de nuestro pueblo y presente siempre, lo mismo en las visitas del Presidente Aguirre que en la reciente del Lendakari Leizaola.

Con su pérdida todos hemos perdido mucho. Nosotros lamentamos hoy, sobre todo, la desaparición del amigo bueno, cordial y sabio al que debemos tantas horas luminosas. Y, en estos momentos transidos de dolor, sólo un consuelo podemos hallar; el mismo que invocaba para sí en una ocasión semejante: "...esta hora sería inconsolable, si una fe interior no nos iluminara el misterio que se cierne sobre los horizontes, y no nos asegurara la esperanza de un reencuentro final, donde nos diremos de nuevo todo lo que nos dijimos en la vida, pero también todo lo que no nos dijimos".

El Universal, Caracas, 1961. El Plata, Montevideo, 1961.

 

 

  1. Ramon Maria Aldasoro

  2. Jose Antonio Aguirre

  3. Lope de Aguirre en su Purgatorio

  4. Aramburu

  5. Sabino de Arana el Libertador vasco

  6. Lucio de Aretxabaleta

  7. El Pastor bueno Monseñor Arias

  8. Artetxe y su coche, el castigo de los dioses

  9. Nuestro Don Pio Baroja y Nessi

  10. De Bolivar a Zaldivar

  11. Madariaga Bolivar y los Vascos

  12. De nuestra estirpe  Jose de Cadalso

  13. Arturo Campion y Jayme Bon

  14. Castelao y su Muerte

  15. El Doctor Couture

  16. Dialogos de Actualidad

  17. Dialogos de muertos

  18. El Cano, Juan Sebastian

  19. Francisco de Xabier

  20. Jesus de Galindez

  21. San Ignacio y el Euskera

  22. Irureta Goyena y los vascos perdida sensible

  23. Larranaga, el Eximio Uruguayo

  24. Leizaola Cultura y Responsabilidad

  25. Urrundik versos de Telesforo Monzon

  26. Orixe

  27. Narciso de Oyarzabal

  28. El Principe de Viana

  29. Honrando a Dardo Regulez

  30. Juan Sarrasqueta

  31. Martin de Ugalde

  32. En el Homenaje a la memoria de Don Juan de Uraga

  33. Andres de Urdaneta

  34. Leyendo a Victor Hugo

  35. El Vasco Francisco de Vitoria

  36. Viajeros extranjeros en Vasconia

  37. Juan de Zumarraga

  38. Dos hombres y un pueblo

 

I) INIDICE OBRAS COMPLETAS PUBLICADAS INTERNET

 

I.1 Linea de Vida  y su Obra

I.2 Poesias en Euskera Recopilacion Total

I.3 Conferencias Recopilacion

I,4 Articulos Periodisticos Recopilacion Total

I.5 Lengua Vasca

I.6 Gernika

I.7 Uruguay

I.8 Venezuela

I.9 Reseñas Biograficas

I.10 Traducciones

I.11 Obras Publicadas

I.12 Semana Vasca en Montevideo

I.13 Ciclo de Clases

I.14 Nota Bio-Bibliografica

I,15 Biografia en Euskera

I.16 Sitio en Internet en Euskera

I.17 Nostalgia

I.18 Articulos Periodisticos Indice Cronologico

I.19 Articulos Periodisticos Indice Alfafabetico

II) OBRAS COMPLETAS - Libros Publicados en Internet

 

II.1  El Hombre Vasco

II.2 Hombres de la Compañia  Guipuzcoana

II.3  El Elemento Vasco en el siglo XVIII Venezolano

II.4 Vicente Antonio de Icuza

III) INDICE de TEMAS RELACIONADOS. Libros publicados por sus hijos;

 

III.1 Nere Aita - el exilio vasco - Mirentxu Amezaga 

III.2 Cronicas del Alsina -  Arantzazu Amezaga de Irujo

IV) Sus Hijos Escriben;

 

IV.1 Los tres Barcos que llevaron a Ama y Aita

IV.2 Travesia

V) Sus Hijos Escriben tras su muerte;

 

V.1 A mi Aita

V.2 La cancion de mi Padre

VI) Otros aspectos

 

VI.1 Reunion Familar en su Memoria

VI.2 Exodo

VI.3 Comision del Cuatricentenario de Caracas

VI.4 Inauguracion de la Plaza que lleva su nombre en Algorta

VI.5 Su Pequeño Poema en la Nota Necrologica 4 Febrero 1969

VII) Toda su Obra Publicada convertida en Formato PDF- puede ser leida en dispositivos  e-Book

 

 VII.1 Amézaga Vicente  Autor Irujo Ametzaga Xabier

 VII.2 Articulos de Prensa

 VII.3 Bio Biografica

 VII.4 Biografia en Euskera

 VII.5 Ciclo de Clases

 VII.6 Ciclo de Conferencias

 VII.7 Nostalgia

 VII.8 El Elemento vasco en el Siglo XVIII Venezolano

 VII.9 El Hombre Vasco

 VII.10 Los Hombres de la Compañia Guipuzcoana

 VII.11 Obras Publicadas

 VII.12 Vicente Antonio de Icuza

 VII.13 Poesias

 VII.14 Relacion de Escritos como Autor

 VII.15 Reseñas Biograficas

 VII.16 Semana Vasca Montevideo

 VII.17 Semana Vasca Montevideo Indice de Articulos

 VII.18 Traducciones

.

Dedicatoria y mi homenaje a Mercedes Iribarren Gorostegui - Su esposa y mi ama

 
Sitio en Internet en homenaje a Vicente de Ametzaga Aresti.
http://vicenteamezagaaresti.blogspot.com
Unico sitio en Internet, que lleva su nombre, de referencia completa de su vida y su Obra totalmente publicada en Internet, 
Poesias, Articulos de Prensa, sus Libros, completando asi, y cerrando todo lo que se habia escrito en libros sobre el y su vida
Creacion, Edicion y contacto: Xabier Iñaki Ametzaga Iribarren
e-mail: xabieramezaga@gmail.com
Blog Xabier Amezaga Iribarren: http://xabieramezaga.blogspot.com
Editoriales relacionadas con sus Publicaciones