Make your own free website on Tripod.com

OBRAS - COMPLETAS - EL HOMBRE VASCO


OBRAS COMPLETAS PUBLICADAS - EL HOMBRE VASCO 
 

EL RENACIMIENTO: DON CARLOS, PRINCIPE DE VIANA (1421-1461)


En el paso de la Edad Media a la Moderna hay una puerta de oro que hoy debemos franquear: el Renacimiento.
Es éste, en efecto, el glorioso momento en que la civilización occidental se decide a abandonar el Medioevo, aunque este abandono no signifique tampoco una ruptura completa con él, sino más bien una culminación de sus últimas aspiraciones e inquietudes expresadas ya en el primitivo humanismo, sobre todo a partir de Petrarca.
Aunque el fenómeno del Renacimiento sea, tanto en sus orígenes como en sus manifestaciones, más complejo de lo que corrientemente se estima, vamos a dar aquí una visión del mismo simple y clara.
Entendemos por Renacimiento aquel movimiento cultural que con fuertes raíces en el siglo xiv, surge poderoso en Italia en el xv y xvi y se extiende desde allí a toda Europa.
Al tratar de dar algunas de sus notas distintivas diremos que en los nuevos rumbos que toma la actividad del hombre persiste la atmosfera de religiosidad que caracterizó a la Edad Media, pero los espíritus se sienten al mismo tiempo fuertemente impulsados por un ideal entrañablemente humano. Sin abandonar aun la teología, se busca con fervor, en el cultivo de las ciencias y las artes, nuevas dimensiones del ser humano en el que se va concretando un nuevo tipo de perfección: el del hombre completo —l'tíomo uni-versale de León Baptista Alberti— aquel que, por el desarrollo armónico de todas sus facultades, tiende a afirmar, cada vez más resueltamente, su absoluta autonomía.


Se busca la afirmación de los valores vitales eternos por medio de una exaltación de la personalidad con la que se pretende restaurar formas e ideales de la Antigüedad clásica, mediante una renovación total de la vida individual, cultural y política.

Como en toda empresa humana, los propósitos, a veces, chocan con las dificultades que la realidad impone; hay desvío de los primitivos ideales y otros nuevos aparecen seductores a los ojos de los hombres. El pensamiento en su ansiosa y continua agitación, varía quizá mil veces antes de tomar el nombre de acción y surge la complicación y se impone el desconcierto allí donde se quiso que todo fuese regido por la pura luz de la razón.

Pero no es a nosotros a quienes corresponde trazar un cuadro que implique un estudio a fondo del Renacimiento. Para nuestro propósito, bastará con dar y es lo que procuraremos hacer, una impresión plástica y viva del mismo a través de algunas de sus personalidades.
a) Florencia.
No se puede hablar del Renacimiento, especialmente en Italia sin comenzar por Florencia, aquella
segunda Atenas, madre fecunda en artistas, la que hasta en su mismo nombre llevaba marcado su destino. Era la destinada a florecer. Y lo hizo con tal ímpetu, templado por la gracia, que las flores que ofrendó al mundo siguen formando un ramillete inigualado.

En esta ciudad, ya para el siglo xiv, asoma una familia que desempeñará papel fundamental en el desarrollo ciudadano, pues se pone a la cabeza de la industria de la lana que era la principal fuente de riqueza florentina y ya para el siglo xv su poder ha crecido enormemente, pues sin abandonar la corriente popular que le daba su prestigio ciudadano, extiende sus actividades al comercio del dinero, y su irJIujo financiero la conduce, rápidamente, a la preponderancia en la cosa pública. Es la familia de los Mediéis a la que lleva al apogeo Cosme, llamado e! Antiguo (1389-1464) una de las figuras más interesantes de la historia europea, quien apoyado en el bando popular, se constituye en un tirano que domina a Florencia, Pisa y la mayor parte de la Toscana y al que con razón pudo escribir Eneas Silvio (e! futuro Papa Pío II): "de la realeza no te falta más que el nombre. Tú eres el arbitro de la paz y de la guerra y de las leyes".

Si contemplamos el retrato que de él ha dejado Botticelli, se BOS aparece como un vejete sin distinción ni belleza, en cuyas facciones apenas si la nariz bien acusada y sobre ella las arrugas de la frente ofrecen signos de fuerte personalidad. Sabemos también que carecía de dotes oratorias y que en absoluto tenia vocación de guerrero. Era, por sobre todo, un gran financiero y al mismo tiempo un político sutil, un habilísimo demagogo que, con la asistencia de una opinióa pública que sabía modelar a maravilla, gobernó a Florencia durante treinta años (1434-1464) como el gran señor del Estado. Pero lo que aquí nos interesa de Cosme de Mediéis y lo que hizo su gloria fue otra faceta de su personalidad: aquella que le llevó a reconocer en el pensamiento platónico la más alta expresión del alma antigua y le condujo a recoger solícitamente en sus caminos del destierro a aquellos sabios que huían de la barbarie turca que acababa de adueñarse de Constanttnopla (1453) y se llamaban Argyropulos, Lascaría, Besaríon...; la que dignificó sus riquezas no sólo al invertirlas en dar asilo a. esos hombres ilustres, sino en la búsqueda y adquisición, por todas partes, de preciosos manuscritos de la antigüedad a cuyo estudio admitía luego a eruditos y al público en general.

Y aquel hombre de ilimitado poder, se hace humildemente discípulo de aquellos a quienes ha recogido y sostiene, y los honra como a maestros en saberes de los que él ansia participar. Ingresa a sus escuelas, sigue sus lecciones y busca su conversación, aunque para ello a veces tenga que encerrarse en una pobre celda. Y para que el platonismo del Renacimiento tuviera sus jardines de Academo, abre al público de los letrados sus más hermosas villas, sus jardines floridos. Y esa Academia, con Marsilio Fícino al frente, ejerce la más grande influencia sobre el pensamiento de la época, e Italia queda deudora a Cosme de Mé-dicis del renacimiento de los estudios griegos y Florencia del aliento material y moral que hará la prosperidad de su Universidad.
Tenía Cosme también pasión por las obras públicas. "Conozco a mis conciudadanos —escribió— dentro de cincuenta años no conservarán de mí otro recuerdo que el de algunos edificios que yo haya hecho construir". Y se dio a enriquecer Florencia con soberbios monumentos. El claustro de San Lorenzo, los conventos de San Marcos y Santa Verdiana, la Vía Larga.


Para ello hizo trabajar a los más grandes arquitectos que se llamaban Michelozzo, Brunelleschi...; a escultores como Della Robbia y Ghiberti el que fundió las puertas del baptisterio de Nuestra Señora de la Flor, de las que decía Miguel Ángel que eran dignas de servir de entrada al Paraíso. Los pintores se llamaban Fía Angélico, Botticelli, Ghirlandajo, Fi-lippo Lippi...

Este tirano que colgaba por los pies a cuanto patricio osaba atentar contra su autoridad, sabía adular al pueblo regalándolo con magníficas fiestas, y reconocía la superioridad de sabios y artistas a quienes trataba con delicadeza y al mismo tiempo con familiaridad. Y si Italia le debe el renacimiento de los estudios griegos y esto es algo que nos es grato señalar, más particularmente grato nos es hacer notar que no le debe menos el habla de su pueblo, la lengua toscana trabajada ya por Dante para que llegara a constituirse en idioma nacional.

En la dinastía de los Mediéis no hemos de dejar sin citación a uno de los nietos de Cosme; a Lorenzo conocido por el Magnífico quien representa el tipo más brillante de los grandes tiranos del ^Renacimiento de quien pudo decirse que estaba adornado, según Ficino, de las tres gracias que celebraba Orfeo: "Vigor de cuerpo, claridad de espíritu, alegría en la voluntad". Amante de las fiestas y espectáculos maravillosos, era al mismo tiempo que protector de las artes, un verdadero artista dotado de elocuencia decisiva, poeta y escritor en todos los géneros; cultivaba la filosofía platónica como su abuelo y como éste era cruel con sus enemigos a quienes también castigaba colgándolos por los pies. Hombre de contrastes, como lo fueron tantos del Renacimiento, frecuentaba las tabernas y amaba particularmente las violetas.

Si Florencia fue el espíritu inspirador del Renacimiento, a través del impulso de los dos grandes animadores que hemos visto, Cosme y Lorenzo de Mé-dícis, pronto llega el día en que otra gran ciudad ha de sustituirla en esa gloriosa tarea. Es la Roma eterna que, sede de la teología, asume también el papel de rectora de la nueva ciencia que en cierto modo toma su impulso en oposición a ella. Es la que en vez de dirigirse a Dios, centra sus afanes en el estudio del hombre, en el cultivo del saber cuyo objeto es la felicidad y la perfección humana. Para esto era preciso, en primer lugar, recoger la herencia dispersa dejada por la Antigüedad, comenzando por la de los antepasados más cercanos que habían florecido en gloriosas civilizaciones: los romanos y los griegos, maestros de ellos.

Desde luego que la Edad Media no había ignorado o desdeñado el pensamiento antiguo, como a veces se ha intentado hacer creer. No hace falta sino saludar a varios de los más grandes Padres de la iglesia para ver hasta qué punto estaban nutridos de ¡as letras griegas. Conocida es la carta de San Basilio "A la juventud sobre la manera de sacar provecho de las letras helénicas". Los nombres de San Jerónimo, San Juan Crisóstomo, San Gregorio el Grande... bastan para recordarnos el gran aprecio que del saber antiguo se hizo aun en los tiempos que se juzgan más oscuros de la Edad Media. Sabemos que el Fedon de Platón fue traducido al latín en el siglo xra y constan un centenar de nombres de autores latinos que en el Medioevo fueron apreciados, como puede verse en el continuo uso que de su autoridad se hace en los escritos de la época en que se quiso beatificar a Virgilio en aquellos monasterios a los que correspondió ser el asilo de la cultura de la Antigüedad —cuya conservación tanto deberá siempre a Papas como Nicolás V, el creador de la biblioteca vaticana, Julio II, Pío II, León X...


Pero, en rigor, cuando de la cultura humanística penetrada del espíritu antiguo se hable, no puede dejarse sin citar a aquel glorioso precursor del Renacimiento que se llamó Petrarca. Aquel hombre que en la torre de marfil de su biblioteca, formada a costa de tantos gastos, se recogía para gozar a solas de la conversación de Virgilio y Cicerón. Es verdad que su Hornero era mudo o para mejor decir él era sordo a su voz, puesto que no sabía griego. Pero lo reverenciaba y besaba el ejemplar como si fuera una santa reliquia. Si por las gracias de su latín, aprendido con los príncipes de la poesía y la oratoria romana, se alzó con el cetro que dos siglos más tarde había de empuñar Erasmo, por su fervor casi religioso por los grandes autores antiguos parece haber hecho escuela en hombres como Marsilio Ficino quien, emulando el entusiasmo homerista del cantor de Laura, rendía culto a Platón cuyas enseñanzas se esforzaba en conciliar con la doctrina de Cristo o como el cardenal Bembo, elegante latinista quien aconsejaba a un amigo que no leyera las epístolas de San Pablo porque su latín era mediocre y al practicar su lectura corría el riesgo de echar a perder su estilo. Estábamos ya muy cerca del "San Sócrates" de Erasino.
Era la época del descubrimiento de antiguas estatuas como el famoso Apolo de Belvedere que el año 1480 aparece en un dominio del cardenal della Rovere. Poco después (1506) eil una viña romana de Santa María Mayor es descubierto el grupo de Laoconte que había sido citado por Plinio y sobre el cual versaría siglos más tarde el famoso tratado de Lessing, y en los años próximos se pudieron añadir a estos tesoros otros como la Venus de Mediéis, al Torso del Hércules Farnesio...


Si para el descubrimiento de estos tesoros antiguos se habían movilizado, ya desde principios del siglo xv, artistas de la talla del escultor Donatello y el arquitecto Brunelleschi, no menos fue el ardor desplegado en la búsqueda de obras perdidas de antiguos escritores en cuya labor el nombre de Gian Francesco Bracciolini, llamado el Pogge, ocupa lugar destacado con su descubrimiento en el monasterio de San Gall de las "Instituciones oratorias" de Quintiliano y de algunos discursos de Cicerón hasta entonces ignorados, a esto seguirá el descubrimiento del "De rerum natura" de Lucrecio, las "Odas" de Horacio, el "De re rustica" de Columela.

Para la debida conservación de estas obras contó esta época con un hombre excepcional en la persona de Aldo Manucio, el célebre impresor a quien su patria ofrecía favorabilísimo asiento por las frecuentes relaciones comerciales con el Oriente y que era un gran erudito a quien se deben un diccionario y una gramática griega y, sobre todo, la impresión por vez primera de obras de Aristóteles, Tucídides y Eurípides y la edición de libros en octavo, es decir, en forma que los hacían cómodos y manuales como hasta entonces no lo habían sido. Otro ejemplo clásico de gran señor del Renacimiento es el que nos ofrece Alfonso V de Aragón (1416-1458) quien desde que muy joven (1435) se posesiona del reino de Ñapóles, se muestra un rey brillante, confiado en su pueblo, afable en el trato, pero, por sobre todo eso, dedicado a convertir su corte en un asilo de humanistas. 

Generoso como era, se complacía en la dádiva y no conocía medida si se trataba de trabajos literarios. As! dio a Poggio quinientas monedas de oro por la traducción latina de la "Ciropedia" de Jenofonte, y era entre los príncipes seculares el que manifestaba más entusiasmo por la antigüedad, entusiasmo ingenuo, al que se rindió, desde su llegada a Italia, enamorado del mundo antiguo en sus monumentos y literaturas.

Tuvo a su servicio a Jorge de Trebisonda, y Chry-solaras el Joven, a Lorenzo Valla y a otros humanistas de parecida valía. Así Antonio Paño que comentaba diariamente ante él y ante la corte un texto de Tito Livio, aun hallándose en campaña.

Su lugar preferido era la biblioteca del palacio de Ñapóles donde, sentado junto a una ventana que daba al mar, escuchaba a los sabios cuando discutían v. g. sobre la Santísima Trinidad; pues era muy religioso y se hacía leer la Biblia que se sabía casi de memoria, aunque, hombre del Renacimiento al fin, no era menos devoto de escuchar la lectura de Séneca o la de Tito Livio de quien guardaba un supuesto hueso que veneraba como una reliquia y no menos la de Quinto Curcio que suponía le curaba de una fiebre que le tenía postrado en cama.

Este entusiasmo por ¡o antiguo fue, sin duda, lo que le inspiró aquella frase suya de que lo que más le agradaba era tener "Viejos troncos para arder, viejos vinos para beber, viejos libros para leer y viejos amigos para hacerle compañía".

La chispa renacentista que, en rápidas ojeadas hemos ido viendo propagar su fuego sagrado por ciudades y cortes de Italia, no tarda en extenderse a otros pueblos de Europa. Veamos una muestra de cómo lució en nuestra tierra en la corte del reino vascón, sede de los reyes de Navarra.

Don Carlos III el Noble (1361-1425), rey de Navarra.
"El reinado de D. Carlos el Noble —dice el maestro Campión— puede compararse a la desembocadura de un río: en él desemboca el curso de la realeza nabarra. Desde los silvosos riscos, vestida de pieles y calzada de abarkas, bajó a la florida llanura; ahora embellecida por las artes, adornada por el lujo, procura ajustar su vida a los cánones de la cultura intelectual, moral y social y del espíritu caballeresco".

Para que esto se diera, para que este vastago de Lis casas de Francia y de Evreux, pudiera dar a Navarra 38 años de reinado feliz, conservando el difícil equilibrio con los estados vecinos y la concordia en el interior del reino, eran bien necesarias las condiciones que adornaban al Noble entre las que brillaba, por sobre todas, un sincero deseo de paz, y una rara habilidad para, sin menoscabo alguno de los derechos y dignidad de nadie, saber conseguirla.

En efecto, este Rey que, según el cronista, tomaba consejo de algunos y de ninguno se dejaba gobernar, consigue mediante hábiles negociaciones vivir en paz y amistosa relación con sus vecinos del Sur, rescatando las fortalezas entregadas al Rey de Castilla, como garantía de la paz que concertó con aquel monarca Carlos el Malo. Y volviéndose hacia el Norte, consigue también un arreglo amistoso de sus diferencias, recibiendo una compensación en dinero por sus señoríos patrimoniales integrados por los ducados de Champagne, Brie y Evreux que, en tiempos de su padre, habían sido usurpados a los reyes de Navarra. Esto lo consiguió, después del fracaso de varias embajadas enviadas a la corte de Francia, por su gestión personal a través de tres viajes realizados de 1397 a 1403 y aun otro más hubo de realizar que duró de 1408 a 1410 para actuar, con el carácter para el que Dios le había especialmente bendecido, como mediador en las irreconciliables querellas que separaban a las casas de Orleans y de Borgoña. Lo mismo hubo de hacer al oficiar de apaciguador de las discordias entre Aragón y Castilla llevado siempre de su deseo de paz entre sus vecinos con lo que no dejaría de perseguir la seguridad de su propio reino.

Con sus esfuerzos para mantener la tranquilidad externa corrieron parejos sus afanes para resolver el problema no menos espinoso de la concordia ciudadana. Siempre honrarán su reinado las medidas de buen gobierno con que puso fin a las seculares disputas entre los bandos de los Ponces y los Learzas que mantenían en constantes disturbios a Estella. Y no menos las que terminaron con las diferencias entre hidalgos de una parte y ruanos y francos de la otra, constante fuente de amenazas para la tranquilidad pública en Tafalla. Finalmente, citaremos el llamado Privilegio de la Unión, obra maestra de los afanes conciliadores de Carlos III, con el que se dio fin a las luchas de vecindad que ensangrentaban periódicamente las calles de la vieja Iruña y se terminó con la anarquía de jurisdicciones que allí imperaba, fundiéndolas en una, designando un solo alcalde y diez regidores comunes para el gobierno de la ciudad, declarando comunes sus términos y rentas y ordenando el derribo de las murallas interiores.


Se le debe también un Amejoramiento de los Fueros, por el que se suprimía la pecha por los homicidios casuales (1418) y mandó tachar de los libros de Comptos esa palabra de "pecha", sustituyéndola por la de "censo perpetuo" y fue pródigo en conceder hidalguías y armas caballeros en las suntuosas cámaras de Olite. Al engrandecer a los bastardos y bastardos de éstos por cuyas venas corría sangre real, no previo, como advierte Campión, los peligros que estaba creando para el futuro de su reino.

Era muy natural que —Don Carlos quien, a pesar de haber sabido permanecer fiel a las tradiciones democráticas de la monarquía navarra era, por otra parte, aficionado a dar boato a la corte, en aquel ambiente de paz exterior e interna se sintiese animado de aquel espíritu característico de los príncipes y magnates de su tiempo renacentista que impulsaba a la realización de obras suntuarias. Y así vemos que se debe a él la reedificación de la catedral de Pamplona, que se había derrumbado precisamente el año de su coronación (1890), acomodándose en lo posible, la traza de lo nuevo a la de lo antiguo. En el mismo año (1397) en que comenzó la reedificación de la catedral dio principio a la construcción del palacio de Tafalla y hacia el 1406 comenzó la edificación del de Olite, a ocho kilómetros del anterior y cuyas dos obras pensó unir haciendo gala de su magnificencia.
Con las grandes construcciones van floreciendo las artes que las acompañan y las sirven. "Del tiempo de Carlos III —nos dice Campión— son los pintores Pedro de Tudela, Juan de Pamplona, Juan de La-guardia y Guillermo de Estella que trabajaron para el palacio de Olite por los años 1402; Miguel de Le-yún, decorador que el año 1406 pintó •pomeras de madera, con las armas reales, para la tienda y cambra cuadrada del Rey. Sancho Daoiz, abad de Urroz, adornó con miniaturas siete libros del Bey; Pedro García de Eguirior iluminó un libro de horas del rey quien tenía a su servicio varios arquitectos...". Había esplendor en la corte y su lujo trascendió al estado llano hasta el punto de que el rey hubo de poner trabas al prurito de excesivo adorno de las damas —las estellesas— y el pequeño reino vascón, gozándose en su paz y diversiones parecía destinado a convertirse en otro de los centros de los que irradiaban los esplendores del Renacimiento.
Don Carlos, Príncipe de Viana.


Un día de la primavera de 1431 nació el príncipe don Carlos. Eran sus padres doña Blanca, heredera del trono de Navarra y viuda sin descendencia de don Martín de Sicilia, y don Juan, el infante de Aragón, destinado a traer la discordia más sangrienta a aquel reino que Carlos el Noble había sabido enriquecer con el bien inestimable de la paz.

Nació don Carlos, como con mal presagio, lejos de su patria, en Peñafiel, en el corazón de la meseta castellana, azotada en aquel momento por la pugna de dos bandos cuyas cabezas eran los infantes don Juan y don Enrique, respectivamente. Dos años después, en 1488, su abuelo el Noble, "como el linaje humano sea inclinado y apetezca que los hombres deban desear pensar en el ensalzamiento del estado y honor de los hijos y descendientes de ellos", según se decía en carta real otorgada en Tudela, instituyó el Principado de Viana para su. nieto.

Ya para entonces (11 junio 1423) las cortes naba-rras .reunidas en Olite, habían prestado juramento de guardar la persona, honor y estado del príncipe, como futuro rey de Navarra. Y el año de 1424 tomó el niño posesión simbólica del recién erigido principado.

Al año siguiente (1425) muere su abuelo y con ello se marca el atropello de sus derechos ante la usurpación por su padre de la corona. Don Juan se alza como rey de hecho. Surge el antagonismo entre padre e hijo, origen de sangrientas luchas en Navarra que habrían de cambiar su destino y el de don Carlos.
Adolescencia y juventud.

Si Carlos el Noble no pudo ver concluida la formación del Príncipe, sin duda que dejó en la reina doña Blanca una educadora bajo cuya tutela el príncipe se fue modelando, física y espiritualmente, tal cual hubiera complacido a su abuelo quien, por otra parte, con su labor pacificadora a la que se debió el estado floreciente de] reino, había puesto la base necesaria para la enseñanza práctica del príncipe.

Sabemos a éste con gran afición a los anímales con los que llegó a reunir en el castillo de Olite lo que hoy podríanlos llamar un parque zoológico. Había allí jirafas y ciervos, jabalíes y camellos, osos y leones. Era una colección repartida debidamente y en cuya visita afinaba el joven príncipe su natural sensible y curioso de aprender.

A los quince años contaba con una guardia particular de arqueros y ballesteros que, con su servidumbre, integraban una pequeña corte en la que no faltaban los halagos de los poetas adulones. Al llegar a la mocedad se ejercita en la equitación y corre justas con lanzas ligeras. Amaba, por inclinación natural, el lujo y era limosnero y liberal. Su educación religiosa fue, sin duda, muy esmerada. Así lo fue también la intelectual hacia la cual se sentía naturalmente dispuesto. En cambio, la política, ya fuese descuido de sus preceptores, ya falta de interés hacia ella por el mozo, parece que no alcanzó los puntos que hubieran sido de desear y de cuya falta tanto se habría de resentir en los duros días venideros.


"Bajo la tutela de doña Blanca —escribe el acucioso biógrafo Manuel Iribarren— la vida del príncipe adolescente debió de transcurrir aburrida y monótona. Consumieron el ocio de sus días felices, espaciadas peregrinaciones, prudentes cacerías y tal cual paseo o diversión. Gustaba don Carlos recrearse en las verdes alamedas que decoran las apacibles márgenes del Arga, y Bogar por su mansa corriente a la luz melancólica del atardecer en su barquilla particular construida para su recreo".

En éstos y otros recreos y no exento, sin duda, de preocupaciones que los años y los sucesos que, sobre todo en el convulsionado vecino reino de Castilla amenazaban con romper la feliz tranquilidad de Navarra, vio el Principe venir el tiempo de sus bodas que el año de 1489 celebró con Inés de Cleves, sobrina del duque de Borgofia, Felipe el Bueno, la que viajó a Navarra acompañada de lucido séquito. Después de desembarcar en Bilbao, la comitiva siguió viaje por tierra y los novios se vieron por primer» vez en el palacio real de Estella. La boda se celebró en el de Olite el 30 de septiembre de 1439.

La feliz pareja tenía su residencia en este palacio construido por Carlos el Noble con dineros de los que trajo de Francia como compensación a la renuncia de sus estado en aquel reino. Comenzado a edificarse hacia 1406, su vida como centro de la corte navarra languideció en 1448, Una existencia demasiado breve y que, como observa el citado escritor Iribarren, vino a ser casi paralela a la del príncipe de Viana.
Alli podemos ver a éste, quien ora discurre contemplando el huerto de los Baños donde las plantas exóticas reinan con su chillona policromía; ora su mirada se posa complacida en las diversas torrea —quince—• diferente por su perfil y pomposos nombres —la de la Joyosa Guarda, la de los Cuatro Vientos, la de las Tres Coronas, la de los Lebreles, la del Sobre el Corredor del Sol, etc., etc.; ora por el verdadero parque zoológico que allí se logró formar, con sus graciosos ciervos y deformes camellos, pintadas jirafas y fieros jabalíes, osos, leones...; ora por el jardín de los toronjiles poblados por el triunfo de los pavos reales. El viajero alemán Von Harff que pasó por Navarra el siglo xv, nos dará detalles de la apacible vida que se hacía allí: "Llegué a una buena ciudad llamada Olite en la cual estaba el Príncipe que por entonces era Rey de Navarra, puesto que le Reino entero le obedecía más que a su mismo padre el cual andaba siempre enemistado con su pueblo. Llevóme un heraldo ante dicho Príncipe o Rey, el cual era muy joven; tratóme amistosamente; hizo lo que yo le pedí y mandó que me condujesen al aposento de su mujer que era de la casa de Cleves. 

El heraldo me hizo ver el palacio; seguro estoy que no hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso, de tantas habitaciones doradas, etc. Vilo yo entonces bien; no se podría decir ni aún se podría siquiera imaginar cuan magnífico y suntuoso es dicho palacio". Y sigue describiendo su visita a la Reina que estaba en el terrado del castillo, "solazándose y tomando el fresco debajo de un gran dosel", la danza que se dio a. la noche, etc.

Los aposentos eran muy numerosos y decorados según el gusto francés; los muros revestidos hasta cierta altura de madera ensamblada y esculpida; el resto de la pared de tapices, los techos artesooados. Del de la cámara de la Reina pendían ¡numerables cadenillas, rematadas en su extremo inferior por discos de cobre de unos cuatro centímetros'de diámetros que el viento al moverlos los hacía sonar. El pavimento de buen ladrillo; delante de las chimeneas bancos de madera esculpida, al estilo de los que se ven en la montaña de Navarra. Conocemos, gracias a las investigaciones de D. Juan Iturralde, los nombres especiales de 59 aposentos y comedores y sabemos que había muchos más.

Pero negros nubarrones se van condensando sobre el palacio de Olite en que vive el príncipe. Primero es la muerte inesperada de su madre (1441) que a la sazón residía en Castilla. Y con el dolor de la pérdida de la que había moldeado su corazón, aquella inquietud que viene pronto a atosigarle cuando las sospechas de que su padre piensa en volver a casarse engendran en su imaginación negros presentimientos. Por su mente pasa la sombra de una madrastra, aquella a la que los rumores señalan ya como nueva esposa de su padre, doña Juana Enriquez, la hija del almirante de Castilla cuyas ambiciones e intrigas tanto podrán obrar sobre el carácter violento de su padre.

Quisiera rasgar las nieblas de su futuro. Y cediendo a las supersticiones de su tiempo, recurre a aquél su basilisco disecado a cuyo polvo los alquimistas atribuyen mágicas virtudes, pero sin fruto alguno. Igualmente vano le resulta el palpar el cuerno del unicornio y el observar los movimientos de las hojas de sus mandragoras. 

Luego, arrepentido de ceder a tales debilidades, irá a postrarse a la capilla del palacio o se entregará con ahínco al estudio, a la conversación con los viejos libros de los sabios que fueron, pero legaron tantas nobles ideas y tantos útiles conocimientos a quienes quisiesen y supiesen nutrir con ellos sus mentes.
En la lectura y el estudio logra sus mejores horas el príncipe. Leer libros y escribirlos es su mayor recreo, su más dulce trabajo y su mejor distracción. Pero al cabo de pocos años (1448) el destino le depara otro duro golpe: la Princesa de Viana muere. Y don Carlos se encuentra enfrentado, cuando más necesitaba del cariño y el consejo de un corazón leal, de un lado a su viudez y del otro a la ambición de su padre que atizaba por la fatal hembra castellana, "la hija del almirante", como él llamaba a su madrastra, había de traer a Navarra aquellos 40 años de guerra civil cínicamente pronosticadas por D. Alvaro de Luna y que aun resultaron cortos y con ellos la ruina de la independencia del reino que se gestaba ya en el vientre de la hembra de Castilla, madre del futuro Fernando, el mal llamado Católico.

Llegan los días en que Navarra se desgarra en las insensatas luchas fratricidas entre los beamonteses, partidarios del príncipe y los agramonteses, sostenedores del rey. La guerra civil que abre siempre ancho cauce por donde todos los odios y malas pasiones de grandes y pequeños corren, ofreció a ambos bandos la ocasión de superarse en episodios de horror. Padre e hijo frente a frente, hermanos contra hermanos en lucha mortal... La suerte de las armas se mostró adversa al Príncipe. Fue la derrota de Aibar y la prisión de D. Carlos. La reanudación de la lucha terminó con otra derrota, en Estella, del Príncipe quien fugitivo hubo de tomar el camino del destierro.
París - Roma - Ñapóles.
Su primera estación en la ruta del exilio —del que no debía volver más— fue París donde visitó al rey Carlos VII, su pariente, ante quien hubo de disipar ciertos malentendidos que sobre su persona y procederes se habían propalado en la corte de Francia de cuyo rey consiguió que impusiera al conde de Foix el cese de su intervención en las luchas de Navarra. Fue un triunfo diplomático conseguido por el Príncipe tanto por sus dotes de persuasión como por la fuerza de la verdad que hablaba por su boca.

De París, y después de un recorrido por diversas ciudades italianas, pasó a Roma donde en entrevista con el Papa Calixto II —el primer Borgia— puso al arbitrio del Pontífice el arreglo de sus diferencias con su padre sometiéndose por completo a su decisión. Pero el Papa se desentendió del caso y el Príncipe pudo conocer a su costa, como antes y después lo habrían de experimentar otros, que la causa del vencido rara vez resulta simpática a los poderosos, acostumbrados siempre a jugar a la carta del triunfador.

De Roma se fue a Ñapóles donde su tío el rey Alfonso V lo recibe cordiabnente y pronto es gratamente impresionado por las dotes intelectuales y los gustos de su sobrino que tan bien iban con los suyos como distaban de los de su hermano de quien llegó a decir: "Mi hermano el rey de Navarra y yo nacimos de un vientre e non somos de una mente".

Por su parte, el Príncipe, hubo de sentirse como el pez en el agua en el ambiente de aquella corte. Y no poco contribuirían a ello las cortesías de poetas y aduladores cortesanos que lo acogieron por doquier. En carta a sus leales de Pamplona refiere D. Carlos las singulares muestras de amor que recibe de su tío quien, dice, le trata como a un hijo; le ha pagado las deudas de su viaje, le regala joyas y corceles y le ha puesto mil ducados de consignación anual para sus gastos ordinarios.


Y es allí donde aquel príncipe de los tristes destinos puede vivir algunos de sus mejores días, en aquella corte del Renacimiento hecha como de molde para él. Es allí donde puede dedicarse a traducir a Aristóteles y compartir con los intelectuales que dan brillo a aquella corte, el juego de las ideas que iluminan la presencia de poetas y artistas. Es allí donde siente como nunca el ímpetu creador del Renacimiento y trata de incorporarse a las nuevas comentes para las que tan bien dotado y educado estaba su espíritu que sentía crecer sus fuerzas en aquella atmósfera de luz y paz y en la que el amor de su tío prometía justicia y reparación para su causa.
Pero una vez más el destino se ceba en su desgracia. La inesperada muerte de Alfonso V deja postrado al Príncipe que veía que, con el fallecimiento de su tío, se malograban una vez más y quizá para siempre sus renovadas esperanzas.

En el testamento del rey Alfonso, éste que había tenido oportunidad de conocer a su sobrino, le declaraba heredero y sucesor, después de los días de su padre el rey don Juan, en los reinos de Aragón, Valencia, Mallorca, Cerdeña, Sicilia y en el principado de Cataluña. El de Ñapóles lo reservaba para su hijo natural don Fernando cosa que disgustó a la mayoría de la nobleza del país que decidió proclamar rey al príncipe de Viana. Éste, rechazando noblemente la halagadora oferta y previendo que su presencia en Ñapóles podía engendrar peligros para la tranquilidad de aquel reino, se trasladó a Sicilia.

Pero su estada allí no habría de ser muy larga. Es de un año en el que se mantiene al margen de las actividades políticas. Como en Ñapóles, los sicilianos le ofrecieron la corona que rechaza, como por segunda vez rechaza la de Ñapóles que le vuelven a ofrecer. En el entretanto le habían proclamado rey sus parciales en Pamplona, pero la actitud del Príncipe era de renunciar a toda ambición.

Pero todo este desinterés no bastaban a colmar los recelos de su padre que consigue persuadirle a que cambie Sicilia por Mallorca donde llegó el SO de agosto de 1459, El 6 de enero de 1460, el rey de Aragón proclamó la tregua ajustada con el Príncipe y el 13 de enero le otorgó su perdón. El 20 de marzo desembarcó Don Carlos en Barcelona. Pero de nuevo vuelve a sus tortuosos caminos el rey su padre quien llamó al Príncipe a Lérida y allí, ante su presencia, le hizo desarmar y prender. (2 diciembre 1460).

La causa de D. Carlos parecía perdida. "Entonces —y cedemos la palabra al maestro Campión— la tomó bajo su amparo, en un nobilísimo arranque suyo, Cataluña, haciendo de la prisión de aquél un caso de derecho constitucional, que propuso, defendió y resolvió hábilmente, con tesón, constancia y recto sentido admirables, sin que la hiciesen desfallecer, ni la flaca política inhibitoria de Aragón y Valencia, ni la escasa firmeza del Príncipe mismo engatusado al fin por su madrastra. Después de un período de negociaciones con el Rey, Cataluña se decidió a empuñar las anuas. El 8 de febrero de 1461 resonó en las calles de Barcelona la terrible voz del apellido: "Via fora! Somatent!" El gobernador Requesens huyó de la ciudad; Don Juan que estaba en Lérida, escapó de noche por una puerta falsa de la muralla, y él mismo se llevó consigo a su hijo al castillo de Morella, donde le dejó porque allí no habían de llegar los terribles catalanes. La generalidad de Cataluña reúne tropas, prosigue las negociaciones y mantiene, sin perder su sangre fría, la índole legal del movimiento. El Í5 de febrero el ejército catalán ocupa a Fraga, a título de prenda o embargo. Aragón y Valencia se mueven en pro del Príncipe. Castilla no oculta su disgusto. El Papa había ya expedido el 23 de enero la Bula "Recipiet fraternitas tua", ordenando a los prelados catalanes que pidiesen la libertad del prisionero... D. Carlos entró en Barcelona el 18 de marzo; le recibieron con muchas fiestas y agasajos..."

Pero la fortuna, una vez más, fue para con él poco duradera y al de cinco meses, exactamente el 23 de septiembre de 1461, moría el Príncipe en Barcelona, poniendo fin para siempre a su carrera de grandes esperanzas y fracasos.
El hombre.
Para una semblanza del Principe una vez más acudiremos al maestro Campión quien escribe: "El Príncipe murió en olor de santidad; en la capilla ardiente, en los funerales y en el sepulcro de Poblet ocurrieron hechos reputados por milagrosos. Recibió cierto linaje de culto público, pero la Iglesia no le ha canonizado; en ésto como en las empresas de su vida, se quedó a medio camino. Si la Corona de Nabarra hubiese pasado directamente a sus sienes, desde las de su abuelo, habría brillado en la Historia con luz deslumbradora: sensual, pacifico, meditativo, aficionado al lujo de las telas, de las joyas y de los muebles, historiador, filósofo, ea el Palacio de Olíte rodeado de músiios, de poetas y de sabios, de gentiles damas y de corteses caballeros, hubiese mantenido las tradiciones del buen Carlos el Noble. El destino le fue tac adverso, que le enredó en las mallas de tal drama que sobrasen los dones por él poseídos y fuesen necesarios los que le faltaban. Por flaqueza de la voluntad tuvo aire de pérfido y de tornadizo a las veces. De su irresolución le toca buena parte de culpa al testamento de doña Blanca la reina, mas por inclinación natural pertenecía al linaje de los hombres que quieren y no quieren las cosas; ni renunció a reinar, ni renunció paladinamente a la Corona: comenzó a deshora la guerra, cuando ya los bandos habían tomado cuerpo y anhelaban por venir a las manos. Si al punto de morir la reina doña Blanca hubiese reunido las Cortes y alegado antes ellas el derecho que le asistía, Nabarra entera le habría seguido, repitiéndose los días de D. luis el Hutin y de doña Juana II". Podríamos añadir a este retrato las palabras con las que Mariana concretó el sentido de la vida de Don Carlos: "Príncipe más señalado por sus continuas desgracias que por otra cosa alguna. No alcanzó tanta ventura cuanta era su condición y otras buenas partes merecían".
El humanísta.


Un contemporáneo suyo, capellán que fue de su tío Alfonso V de Aragón nos ha dejado esta descripción del Príncipe: "Muy sabio, muy sutil, muy agudo y muy claro de entendimiento, gran trovador y buen cantador... con mucha ciencia; todo el tiempo de su vida amó el estudio". Ese estudio, añadiremos que sin duda fue su consuelo en tantos trances como lo fue el retiro que le proporcionó paz y ocasión para el cultivo de su espíritu.
Sabemos que D. Carlos estaba en posesión de una vasta cultura lo que le pone a la par de loa príncipes más ilustrados de su tiempo, como aquel grao señor del Renacimiento que fue su tío Alfonso V y otros. Su biblioteca constaba de un centenar en volúmenes en vitela, cuidadosamente encuadernados. 

Casi todos eran de teología, historia, derecho y literatura. El mayor número de ellos estaba escrito en latín; sólo se cita uno en lengua castellana. £1 bachiller Alfonso de la Torre escribió su "Visión Delectable de la Filosofía y Artes Liberales" para instrucción del Príncipe quien no perdía ocasión de acrecentar sus conocimientos en el comercio con los poetas y escritores más famosos de sus estados y otros como Pontana, Ausías March, Guibert, Boseá, Antón de Mora, Rocafort, Pere Torroella, Corella, Amescua y Valtierra... El conversar con eruditos y sabios era su mayor deleite, y fue, sin duda, en las cortes de Ñapóles y Sicilia donde tuvo mayores oportunidades de dar pábulo a sus talentos.

Sabemos, que, además del latín, dominaba el italiano, el francés y el catalán. Como traductor, nos dejó la versión de las "Éticas" de Aristóteles comentadas y la "Condición de la Nobleza" de Angelo de Milán. Como autor original, escribió la "Crónica de los Reyes de Navarra" que es la más importante de sus obras, aunque hoy en día han surgido algunas dudas sobre su autenticidad, "Milagros de San Miguel de Celso" (Excelsio); "Cartas e requestas poéticas". Pensó publicar las "Morales" de Aristóteles, retocadas y concordadas con el pensamiento católico, pero juzgándose incapaz de llevar a cabo por sí solo esta obra, escribió la "Epístola a los valientes letrados de España" invitándoles a poner manos a la obra; poesías en castellano y en catalán, etc.

Pero, como bien dice Iribarren: "Donde mejor y más espontáneamente se descubre la personalidad literaria de Don Carlos —poeta, pensador y moralista— es en sus cartas, que acusan muy diferente estilo, como redactadas por distintos secretarios, si bien las preside un pensamiento rector. Al igual que su abuelo, y su bisabuela, firmábalos en francés «Charles» nombre que llegó a constituir en la dinastía una verdadera institución". Y a través de ellas puede también verse cómo aquel noble y erudito espíritu de Príncipe del Renacimiento entretenía con juegos de ingenio y a veces con discusiones sobre asuntos que sólo en su imaginación existían, la amargura que los asuntos de palpitante actualidad fueron acumulando sobre su persona a través de su desdichado vivir.

Epílogo.
Al detenernos ahora a resumir nuestras ideas sobre lo que rápidamente hemos expuesto, sentimos que nos domina, sobre todos los demás, un sentimiento de frustración.
Frustración de un Príncipe que ungido con tantas altas condiciones intelectuales y morales y precedido de un período de casi cuarenta años de paz, es decir, en condiciones ideales para haber dado a la monarquía vasco na un brillante cabeza de estado, no pudo llegar a reinar.
Frustración, en aquella época que era la del alborear de los estados nacionales del que ejemplarmente pudo haberlo sido, por la malhadada accesión a la realeza de hecho de aquel intruso que fue un representante a ultranza de las monarquías patrimoniales, como seguían siéndolo las de su patria.


Frustración de aquel brillante hombre del Renacimiento quien sabio, entre otras cosas, en varias lenguas, ningún aprecio, que sepamos, hizo de la natural de su reino, si es que la llegó a conocer.
¡Cuan distinto hubiese sido el destino suyo y el de su tierra, nuestra tierra, si en posesión del trono que se dejó usurpar, aquel hombre todo bondad y gentileza, todo ingenio y sabiduría, se hubiera volcado, con el corazón en brasas, hacia los valores eternos de su pueblo!

Montevideo, Facultad de Humanidades, 

 

 
 
El Hombre Vasco - convertido en formato PDF puede ser leido en dispositivos e-Book

I) INIDICE OBRAS COMPLETAS PUBLICADAS INTERNET

 

I.1 Linea de Vida  y su Obra

I.2 Poesias en Euskera Recopilacion Total

I.3 Conferencias Recopilacion

I,4 Articulos Periodisticos Recopilacion Total

I.5 Lengua Vasca

I.6 Gernika

I.7 Uruguay

I.8 Venezuela

I.9 Reseñas Biograficas

I.10 Traducciones

I.11 Obras Publicadas

I.12 Semana Vasca en Montevideo

I.13 Ciclo de Clases

I.14 Nota Bio-Bibliografica

I,15 Biografia en Euskera

I.16 Sitio en Internet en Euskera

I.17 Nostalgia

I.18 Articulos Periodisticos Indice Cronologico

I.19 Articulos Periodisticos Indice Alfafabetico

II) OBRAS COMPLETAS - Libros Publicados en Internet

 

II.1  El Hombre Vasco

II.2 Hombres de la Compañia  Guipuzcoana

II.3  El Elemento Vasco en el siglo XVIII Venezolano

II.4 Vicente Antonio de Icuza

III) INDICE de TEMAS RELACIONADOS. Libros publicados por sus hijos;

 

III.1 Nere Aita - el exilio vasco - Mirentxu Amezaga 

III.2 Cronicas del Alsina -  Arantzazu Amezaga de Irujo

IV) Sus Hijos Escriben;

 

IV.1 Los tres Barcos que llevaron a Ama y Aita

IV.2 Travesia

V) Sus Hijos Escriben tras su muerte;

 

V.1 A mi Aita

V.2 La cancion de mi Padre

VI) Otros aspectos

 

VI.1 Reunion Familar en su Memoria

VI.2 Exodo

VI.3 Comision del Cuatricentenario de Caracas

VI.4 Inauguracion de la Plaza que lleva su nombre en Algorta

VI.5 Su Pequeño Poema en la Nota Necrologica 4 Febrero 1969

VII) Toda su Obra Publicada convertida en Formato PDF- puede ser leida en dispositivos  e-Book

 

 VII.1 Amézaga Vicente  Autor Irujo Ametzaga Xabier

 VII.2 Articulos de Prensa

 VII.3 Bio Biografica

 VII.4 Biografia en Euskera

 VII.5 Ciclo de Clases

 VII.6 Ciclo de Conferencias

 VII.7 Nostalgia

 VII.8 El Elemento vasco en el Siglo XVIII Venezolano

 VII.9 El Hombre Vasco

 VII.10 Los Hombres de la Compañia Guipuzcoana

 VII.11 Obras Publicadas

 VII.12 Vicente Antonio de Icuza

 VII.13 Poesias

 VII.14 Relacion de Escritos como Autor

 VII.15 Reseñas Biograficas

 VII.16 Semana Vasca Montevideo

 VII.17 Semana Vasca Montevideo Indice de Articulos

 VII.18 Traducciones

.

Dedicatoria y mi homenaje a Mercedes Iribarren Gorostegui - Su esposa y mi ama

 
Sitio en Internet en homenaje a Vicente de Ametzaga Aresti.
http://vicenteamezagaaresti.blogspot.com
Unico sitio en Internet, que lleva su nombre, de referencia completa de su vida y su Obra totalmente publicada en Internet, 
Poesias, Articulos de Prensa, sus Libros, completando asi, y cerrando todo lo que se habia escrito en libros sobre el y su vida
Creacion, Edicion y contacto: Xabier Iñaki Ametzaga Iribarren
e-mail: xabieramezaga@gmail.com
Blog Xabier Amezaga Iribarren: http://xabieramezaga.blogspot.com
Editoriales relacionadas con sus Publicaciones