Make your own free website on Tripod.com

OBRAS - COMPLETAS - EL HOMBRE VASCO


OBRAS COMPLETAS PUBLICADAS - EL HOMBRE VASCO 
 

PÓRTICO


LA MONTAÑA Y EL MAR

MENDI, — Yo soy Mendi, la montaña. Mis formas y Sombres son innumerables, pero es uno solo mi espíritu: aquel que al erizar, en un gesto de altivez, este viejo rincón de la tierra, creó en él para siempre un baluarte de la libertad.

ITXASO. — Mi nombre es Itxaso, tu compañero de siempre; mis olas vienen mordiendo y besando tus flancos por los siglos en arranques sucesivos de ternura y furor. Pero yo te amo, simplemente porque he visto, a través de los milenios de nuestra dura lucha, que eres tan altiva como yo mismo.

MENDI. — La Historia no sabe ni quizá sepa nunca los siglos que hace que yo albergo a la gente eus-kalduna. Pero mis cuevas cuentan su existencia aquí por milenios. Yo los he visto persiguiendo a las fieras con hachas de piedra y aplastando a los guerreros de Carlomagno <on rocas que hacían rodar de mis cumbres. Los he contemplado en éstas celebrando el plenilunio y adorando a Urtzi, el señor del trueno, y los he mirado también reunidos bajo el árbol y entregados para siempre al culto del Señor de lo alto, el buen Jatmgoikoa. Los siglos han hecho en ellos, como en todo, mil mudanzas, pero hay dos cosas de que no han podido ni podrán jamás abdicar sin renunciar a su mismo ser; el euskera sonoro con que bautizó a todas mis crestas y su pasión por la libertad. El primero es quizá tan antiguo como yo misma, pero de la segunda creo poder decir que me son deudores.

ITXASO. — Siempre tan orgulloso, Mendi. A oirte a tí sola, habría que creer que sólo tú has sido la madre y maestra de esta gente grave y jovial, antigua y eternamente moza que siempre gustó tanto de retratar su perfil aguileno en el espejo de mis aguas. Olvidas que yo fui siempre y en todas partes para los hombres la gran maestra de libertad. Y desde que en las edades brumosas los euskaldunas salieron los primeros a la caza del monstruo de mis aguas, yo les enseñé mi canción, la canción que quién una vez la aprende, ya nunca puede olvidar. Ella resuena mejor que en otra parte alguna sobre la inmensidad de mis olas en las que se refleja el parpadeo de las estrellas armoniosas.

MENDI. — La gente vasca es obra mía. ¿Quién .sino yo la moldeó? Son mis galas los viejos caseríos que parecen brotados de mi mismo seno y en ellos di yo al vasco abrigo, escuela y santuario; permanencia y continuidad. En el caserío creció respirando esa independencia y ese personalismo tan inseparablemente suyos y que ha sabido defender siempre a costa de todo. Y yo formé a esos defensores del monte cuyo nombre son Lekobide o Jaun Zuria, Amandarro o Zumalacarregui o que sin nombre recordado, es aquel de nuestros gudarís que se inmoló con más heroísmo y abnegación que nadie por la causa de la libertad.

ITXASO. — Supongo que no renegarás de tu costa. A lo largo de ella, allá donde mis bwos son más hondos, florecen los puertos llenos de color, bullicio y acres olores. Mira a los niños que corren descalzos, a las mujeres afanosas y sonoras y a los hombres de pupila cargada de ensueños. A esos ¿quién los formó? ¿Y quién encendió en el espíritu de la raza ese irreprimible afán de aventura? Si no por mí, ¿tendría ella a Elkaao y Lakosa, a Urdaneta y Le-gazpi, a Okendo y Churruca? ¿Tendría quizá a sus fundadores y colonizadores y misioneros: Garay, Zabala, Irala, Anchieta, Lasnen, Xabier...? Y si de morir por la libertad se trata, todavía son de ayer los héroes del "Nabarra". Y estoy aun por ver sobre la superficie de mis aguas algo más estupendo que su gesta.

HENDÍ. — Tú arrancas de la tierra a millares de sus mejores hijos y los llevas con tus cantos de sirena por senderos que nunca verán su retorno. Has sido la gran devoradora de la raza.

ITXASO. — Tal ves porque tú no les enseñaste a volver. En nuestra lucha de siglos creamos entre los dos una estirpe vigorosa a la que siempre han de tentar las empresas audaces. Su tierra —la tuya— era pequeña y pobre y entonces hubo de tomar por mis caminos infinitos, para perderse frecuentemente en ellos, lo confieso, pero no fue culpa mía o no fue sólo mi culpa.

HENDÍ. — Sí, es verdad: entre los dos la formamos, necesita de los dos para vivir y sólo con los dos se salvará. En el fondo mismo de su subconciencia, yo soy lo permanente, tú, la adaptación: yo la energía que resiste, tú el golpe que moldea; tú la algazara, la despreocupado» y la aventura; yo la gravedad, la previsión y el hogar. Y únicamente la perfecta armonía de nuestros dones podrá nacer rico y fuerte a este pueblo que tanto amamos porque lo engendramos ambos en una fecunda lucha de siglos y que por siglos habremos aun de sostener, tú Itxaso, y yo Mendi; la montaña y el mar.

 
 
 
El Hombre Vasco - convertido en formato PDF puede ser leido en dispositivos e-Book

I) INIDICE OBRAS COMPLETAS PUBLICADAS INTERNET

 

I.1 Linea de Vida  y su Obra

I.2 Poesias en Euskera Recopilacion Total

I.3 Conferencias Recopilacion

I,4 Articulos Periodisticos Recopilacion Total

I.5 Lengua Vasca

I.6 Gernika

I.7 Uruguay

I.8 Venezuela

I.9 Reseñas Biograficas

I.10 Traducciones

I.11 Obras Publicadas

I.12 Semana Vasca en Montevideo

I.13 Ciclo de Clases

I.14 Nota Bio-Bibliografica

I,15 Biografia en Euskera

I.16 Sitio en Internet en Euskera

I.17 Nostalgia

I.18 Articulos Periodisticos Indice Cronologico

I.19 Articulos Periodisticos Indice Alfafabetico

II) OBRAS COMPLETAS - Libros Publicados en Internet

 

II.1  El Hombre Vasco

II.2 Hombres de la Compañia  Guipuzcoana

II.3  El Elemento Vasco en el siglo XVIII Venezolano

II.4 Vicente Antonio de Icuza

III) INDICE de TEMAS RELACIONADOS. Libros publicados por sus hijos;

 

III.1 Nere Aita - el exilio vasco - Mirentxu Amezaga 

III.2 Cronicas del Alsina -  Arantzazu Amezaga de Irujo

IV) Sus Hijos Escriben;

 

IV.1 Los tres Barcos que llevaron a Ama y Aita

IV.2 Travesia

V) Sus Hijos Escriben tras su muerte;

 

V.1 A mi Aita

V.2 La cancion de mi Padre

VI) Otros aspectos

 

VI.1 Reunion Familar en su Memoria

VI.2 Exodo

VI.3 Comision del Cuatricentenario de Caracas

VI.4 Inauguracion de la Plaza que lleva su nombre en Algorta

VI.5 Su Pequeño Poema en la Nota Necrologica 4 Febrero 1969

VII) Toda su Obra Publicada convertida en Formato PDF- puede ser leida en dispositivos  e-Book

 

 VII.1 Amézaga Vicente  Autor Irujo Ametzaga Xabier

 VII.2 Articulos de Prensa

 VII.3 Bio Biografica

 VII.4 Biografia en Euskera

 VII.5 Ciclo de Clases

 VII.6 Ciclo de Conferencias

 VII.7 Nostalgia

 VII.8 El Elemento vasco en el Siglo XVIII Venezolano

 VII.9 El Hombre Vasco

 VII.10 Los Hombres de la Compañia Guipuzcoana

 VII.11 Obras Publicadas

 VII.12 Vicente Antonio de Icuza

 VII.13 Poesias

 VII.14 Relacion de Escritos como Autor

 VII.15 Reseñas Biograficas

 VII.16 Semana Vasca Montevideo

 VII.17 Semana Vasca Montevideo Indice de Articulos

 VII.18 Traducciones

.

Dedicatoria y mi homenaje a Mercedes Iribarren Gorostegui - Su esposa y mi ama

 
Sitio en Internet en homenaje a Vicente de Ametzaga Aresti.
http://vicenteamezagaaresti.blogspot.com
Unico sitio en Internet, que lleva su nombre, de referencia completa de su vida y su Obra totalmente publicada en Internet, 
Poesias, Articulos de Prensa, sus Libros, completando asi, y cerrando todo lo que se habia escrito en libros sobre el y su vida
Creacion, Edicion y contacto: Xabier Iñaki Ametzaga Iribarren
e-mail: xabieramezaga@gmail.com
Blog Xabier Amezaga Iribarren: http://xabieramezaga.blogspot.com
Editoriales relacionadas con sus Publicaciones