Make your own free website on Tripod.com

OBRAS - COMPLETAS 

 
ÍNDICE DE TÍTULOS DE ARTÍCULOS PRENSA - URUGUAY

 

REZARON FERVOROSAMENTE EL ROSARIO*

Mes de Octubre, mes del Rosario; devoción, sin embargo, de todos los meses, de todos los días del año en nuestra tierra. Con su práctica fuimos creciendo entre las gruesas paredes de nuestra casa. Nuestro buen padre iba desgranando, seria y piadosamente, las cuentas; a su alrededor, madre, hermanos y criadas, respondíamos a sus preces. Era el acto solemne con que, después de la cena, la familia entera daba fin al día, unida e identificada en la devoción a la dulce Madre... Hemos ido creciendo y, con raros abandonos, esa costumbre no nos ha dejado nunca. Y esperamos firmemente que perdure en nuestros hijos.

A propósito de ella, nos acordamos hoy de dos épocas: la primera, cuando lanzados por la rebelión totalitaria arribamos a tierras de la Baja Navarra. Era en la vieja cindadela de Donibane Garazi entre cuyas murallas nuestros cuerpos enflaquecidos, destrozados nervios y espíritu en angustia, empezaron a gustar las delicias de un nuevo nacer. La cindadela albergaba a un promedio de 500 niños que con unas docenas de maestras, sacerdotes, médicos, enfermeras y demás componentes del personal auxiliar, imprimían una nueva vida a los pabellones por tantos años desiertos. La actividad religiosa fue inmediatamente organizada y una de sus notas más simpáticas la daba el rosario que, siempre que el tiempo lo permitía, se rezaba al aire libre. Allí en la campaña que se extiende en la cima de la colina, junto a los vetustos troncos de los olmos, se reunían dos grandes grupos, más o menos iguales en número; el grueso de uno de ellos lo constituían los cientos de niños de lengua vasca; los de habla castellana integraban el otro. Y, en la suavidad de los atardeceres, este rosario, que brotaba de cientos de bocas infantiles y cuyos ecos iban en blandos murmullos recorriendo los valles y montes del Pirineo vecino, era para nuestras almas dolientes la más suave, la más confortadora, la más eficaz de las medicinas.

Nuestra paz no había de ser duradera. De nuevo las hordas totalitarias, esta vez dueñas de Francia, nos hacen abandonar su dulce suelo. En el puerto de Marsella, tras largos y duros meses de espera, conseguimos embarcar en el vapor que partía con destino a estas tierras de libertad. Cerca de un centenar éramos los vascos que veníamos a su bordo. Otros varios cientos de distintas nacionalidades venían también, casi todos fugitivos del

* En este artículo como en el "Hermandad vasca" de este volumen (pág. 193), Amezaga se retrae para comentar vivencias personales de su exilio. Se adivina en su estilo la garra de un novelista, único género literario que no usó. mismo peligro. Y con nosotros, con destino a las costas del Brasil, tres Padres Dominicos franceses. Durante los primeros días era visible la desazón de éstos al tener que soportar nuestra convivencia. No nos conocían, claro está, pero se sabían de memoria lo que la propaganda había repetido hasta la saciedad: sí, allí mismo compartiendo su existencia diurna y nocturna, como una atroz pesadilla, nos tenían a nosotros los "rojos", los asesinos, profanadores, incendiarios, etc., etc.

Pasaron unos días y tímidamente comenzaron sus contactos con algunos de los nuestros. Y cuando llegó el primer domingo y a la misa celebrada en un improvisado altar vieron asistir a nuestro grupo, casi en su integridad, fue evidente su sorpresa. Pronto los contactos se estrecharon, vinieron las conversaciones y se correspondió con largueza a las explicaciones ingenuamente pedidas. El siguiente domingo y ya todos los demás los vascos cantamos la misa a la que nuestro grupo, casi exclusivamente, asistía; se percataron los padres que los pocos señores a los que diariamente daban la Comunión eran vascos todos, y cuando el barco quedó anclado, como una esperanza moribunda, en la rada de Dakar, todos los atardeceres, después que el sol africano se ocultaba entre una orgía de colores, podía verse allá bajo el toldillo de proa a un nutrido grupo de vascos que respondían en su lengua o en castellano al rosario que en francés rezaba aquel fraile dominico joven, alto y de rostro inteligente.

El fue quien más estrechamente intimó con nosotros; por que uno de sus compañeros hubo de hospitalizarse apenas llegados a Dakar, y el tercero, el Provincial, era un hombre ya anciano, de facciones angulosas y carácter reservado del que estaban naturalmente excluidas las efusiones de su joven compañero. No, evidentemente no habíamos llegado a entrar en el corazón de aquel fraile viejo que, si con más o menos frecuencia conversaba con algunos de los nuestros en su lenguaje, extraña amalgama de francés y portugués, de pronto, se marchaba bruscamente, muchas veces para escribir en un líbrito de notas que siempre llevaba consigo Dios sabe qué ocurrencias. ¡Aquel viejo fraile!... "Torquemada" le llamaban algunos de los nuestros.

Al desembarcar en Casa Blanca nos separamos de los Padres Dominicos. Después de tantas otras peripecias, al cabo de unos meses conseguimos llegar a estas riberas. Y al poco de nuestra llegada, supimos fidelignamen-te esto que vamos a relatar. El anciano Provincial había llegado muchos meses antes que nosotros a su destino a bordo de un buque español. Un día, durante la travesía, varios de los pasajeros comenzaron a hablar con él sobre su "glorioso movimiento" y, a lo largo de su perorata, el que llevaba la voz cantante empezó con la conocida sarta de calumnias contra los vascos. Las rígidas facciones del anciano Provincial se animaron de pronto y sus labios silenciosos hasta entonces dejaron paso a su voz seca y autoritaria: "No permito a Vds, ni a nadie que hable así de los vascos. He tenido ocasión de conocerlos bien: los he podido estudiar y observar en una vida de íntimo contacto de la mañana a la noche durante largos meses; meses de sufrimientos, de angustias y de pruebas en medio de las cuales no hay hombre que sea capaz de disimular. Y... vean esto". Y nuestro "Torquemada", sacando su misterioso librito de notas, comenzó a leer cosas como éstas que eran otros tantos mazazos descargados sobre el grupo de los seudo-cruzados: "Día... La conducta pública y privada de los vascos sigue siendo ejemplar; ni un escándalo, ni una incorrección". "Día... Hoy como en domingos anteriores, los vascos, que siguen siendo los que asisten a misa, la han cantado intercalando varios motetes en su lengua". "Día... Hoy Jueves Santo se han tomado en el barco sesenta y tantas comuniones; más de sesenta de los comulgados eran vascos". "Día... Como todos ios atardeceres, bajo el toldo de proa un nutrido grupo de vascos reza fervorosamente el Santo Rosario...".

El Plata, Montevideo, Octubre 10 de 1946.

 

 

URUGUAY.

 

  1. El pueblo vasco ventila 

  2. En los Campos Elíseos 

  3. Intermedio jovial 

  4. La invasión de Europa 

  5. Comunidad vasco-uruguaya 

  6. Palabras de agradecimiento 

  7. Hermandad vasca 

  8. "Albokas" y "albokaris" 

  9. ¡Agur!  

  10. Rezaron fervorosamente el rosario 

  11. El pueblo de las ermitas 

  12. Canciones de Navidad 

  13. Los vascos cantan y danzan 

  14. Estudios vascos 

  15. Las casas solares del País Vasco 

  16. La realidad española bajo Franco 

  17. Defensa de la Libertad 

  18. "Sabremos cumplir" 

  19. Los Juegos Florales Catalanes 

  20. "Con Libertad, ni ofendo ni temo" 

  21. Miseria y honor de la gramática 

  22. Los paisajes entrañables 

  23. Esta es la justicia que mandan hacer 

  24. Algo sobre el carácter vasco 

  25. Franco y la cultura vasca 

  26. Ensayo sobre el retorno 

  27. "La comarca y el mundo" 

  28. Uruguay y la UNESCO 

  29. Voluntad de sobrevivir 

  30. Arte Vasco 

  31. Adiós al Uruguay 

La Gran Semana Vasca de Montevideo
Indice de lo escrito y publicado por Bingen Ametzaga durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 1943 en la prensa uruguaya.

    1. La Semana Vasca

    2. Los meses vascos

    3. Territorio vasco

    4. Antropología

    5. Música

    6. Danzas

    7. Juegos y deportes

    8. Mitología

    9. Religión: herejes y brujas

    10. Idioma vasco

    11. Literatura euskérica

    12. Las Pastorales suletinas

    13 Los bertsolaris

    14. Escritores vascos en castellano

    15. Organización política vasca

    16. Tratados con Inglaterra

    17. Tratados de amistad v buena correspondencia

    18. El árbol de Gernika

    19. Democracia y sentido de ¡a dignidad humana

    20. Nobleza universal aspectos sociales del Fuero

    21. El árbol Maíato

    22. La mujer vasca

    23. El caserío

    24. La industria del hierro

    25. Argiñas y arotzas

    26. Marinos y descubridores

    27. Colonizadores y fundadores

    28. Garibai, Urkiza, Alberdi, Larrañaga...

    29. "Corto en palabras... "

    30. "Palabra de vasco "

    31. " Vasco hermano "

 

I) INIDICE OBRAS COMPLETAS PUBLICADAS INTERNET

I.1 Linea de Vida  y su Obra

I.2 Poesias en Euskera Recopilacion Total

I.3 Conferencias Recopilacion

I,4 Articulos Periodisticos Recopilacion Total

I.5 Lengua Vasca

I.6 Gernika

I.7 Uruguay

I.8 Venezuela

I.9 Reseñas Biograficas

I.10 Traducciones

I.11 Obras Publicadas

I.12 Semana Vasca en Montevideo

I.13 Ciclo de Clases

I.14 Nota Bio-Bibliografica

I,15 Biografia en Euskera

I.16 Sitio en Internet en Euskera

I.17 Nostalgia

I.18 Articulos Periodisticos Indice Cronologico

I.19 Articulos Periodisticos Indice Alfafabetico

II) OBRAS COMPLETAS - Libros Publicados en Internet

 

II.1  El Hombre Vasco

II.2 Hombres de la Compañia  Guipuzcoana

II.3  El Elemento Vasco en el siglo XVIII Venezolano

II.4 Vicente Antonio de Icuza

III) INDICE de TEMAS RELACIONADOS. Libros publicados por sus hijos;

 

III.1 Nere Aita - el exilio vasco - Mirentxu Amezaga 

III.2 Cronicas del Alsina -  Arantzazu Amezaga de Irujo

IV) Sus Hijos Escriben;

 

IV.1 Los tres Barcos que llevaron a Ama y Aita

IV.2 Travesia

V) Sus Hijos Escriben tras su muerte;

 

V.1 A mi Aita

V.2 La cancion de mi Padre

VI) Otros aspectos

 

VI.1 Reunion Familar en su Memoria

VI.2 Exodo

VI.3 Comision del Cuatricentenario de Caracas

VI.4 Inauguracion de la Plaza que lleva su nombre en Algorta

VI.5 Su Pequeño Poema en la Nota Necrologica 4 Febrero 1969

VII) Toda su Obra Publicada convertida en Formato PDF- puede ser leida en dispositivos  e-Book

 

 VII.1 Amézaga Vicente  Autor Irujo Ametzaga Xabier

 VII.2 Articulos de Prensa

 VII.3 Bio Biografica

 VII.4 Biografia en Euskera

 VII.5 Ciclo de Clases

 VII.6 Ciclo de Conferencias

 VII.7 Nostalgia

 VII.8 El Elemento vasco en el Siglo XVIII Venezolano

 VII.9 El Hombre Vasco

 VII.10 Los Hombres de la Compañia Guipuzcoana

 VII.11 Obras Publicadas

 VII.12 Vicente Antonio de Icuza

 VII.13 Poesias

 VII.14 Relacion de Escritos como Autor

 VII.15 Reseñas Biograficas

 VII.16 Semana Vasca Montevideo

 VII.17 Semana Vasca Montevideo Indice de Articulos

 VII.18 Traducciones

.

Dedicatoria y mi homenaje a Mercedes Iribarren Gorostegui - Su esposa y mi ama

 
Sitio en Internet en homenaje a Vicente de Ametzaga Aresti.
http://vicenteamezagaaresti.blogspot.com
Unico sitio en Internet, que lleva su nombre, de referencia completa de su vida y su Obra totalmente publicada en Internet, 
Poesias, Articulos de Prensa, sus Libros, completando asi, y cerrando todo lo que se habia escrito en libros sobre el y su vida
Creacion, Edicion y contacto: Xabier Iñaki Ametzaga Iribarren
e-mail: xabieramezaga@gmail.com
Blog Xabier Amezaga Iribarren: http://xabieramezaga.blogspot.com
Editoriales relacionadas con sus Publicaciones