Make your own free website on Tripod.com

OBRAS - COMPLETAS 


RESEÑAS BIOGRAFICAS

 

JOSÉ ANTONIO DE AGUIRRE, O LA LEALTAD

Algorta, 1905 - París, 1960

El día 7 de octubre de 1936, un joven abogado, representante de Vizcaya en el Parlamento de la República en Madrid, prestaba juramento de su cargo de Presidente del Estado Autónomo Vasco: "Humillado ante Dios; en pie sobre la tierra vasca, con el recuerdo de los antepasados, bajo el árbol de Guernica", según la fórmula rezaba traducida al idioma español.

Como él mismo escribiera después: "Cualquier extranjero que después de presenciar el poder ítalo-alemán de Franco se hubiera asomado aquella tarde a Guernica y hubiese visto aquel Gobierno de hombres jóvenes presentándose solemnemente a su pueblo, y aquellas tropas de voluntarios mal equipados desfilando con la bandera que hasta entonces había sido menospreciada, hubiese pensado que se trataba de una concentración de locos o de niños jugando a mayores. Pero los vascos comprendíamos plenamente la trascendencia de aquel momento histórico en el que Euzkadí, la nación que fue siempre democracia y nunca dejó de serlo, volvía a renacer a la vida de la libertad, y precisamente en los momentos en que empezaban a triunfar en Europa doctrinas rail veces más abyectas que el feudalismo, al cual nuestros antepasados nunca habían permitido brotar en nuestro suelo".

En esas líneas está la razón profunda de aquel histórico momento de Guernica. Pero, ya antes de llegar a él, la vida entera de Aguírre había sido como un solo momento; tanto se componía de momentos inspirados todos por e¡ mismo indeclinable espíritu que le impulsaba en rectilínea trayectoria a través de su existencia toda: el de la lealtad.

Lo primero de todo, Aguirre fue leal a su herencia nacional. Entendió siempre, y con todas sus consecuencias, la perogrullesca verdad de que los hombres no nacemos por generación espontánea ni en varios sitios a la vez. Procedemos de raíces que han bebido por siglos sus jugos vitales de una tierra en que abrimos los ojos por vez primera y el amor a la cual, por tanto, es simple cuestión de hombría de bien. Amor de predilección que no

" Este articulo es muy significativo pues se escribe inmediatametile al fallecer el Lendakari Aguirre. Como patriota y amigo íntimo, Aniezaga se conduele. Escribirá más sobre Aguirre (ver Bio Bibliografía) pero todo queda resumido en su capítulo del Hambre Vasco. excluye otros amores, pero que ha de estar siempre por encima de ellos; amor que es fuente de los más puros goces y de los más dolorosos sacrificios, como lo es todo amor que tal nombre meraca. Hijo de un pueblo que ostenta una historia de libertad que, sin jactancia alguna, podemos decir que difícilmente es igualada por otro alguno, y que, después de incontables siglos de este goce no hacía todavía uno que la había perdido, la lealtad imponía a Aguirre, como a todos sus compatriotas conscientes, el luchar por la recuperación de nuestra específica herencia, arteramente arrebatada. Y si, con el prurito de universal nobleza que siempre nos aquejó, el feudalismo nunca pudo entrar en nuestra tierra; y si, con un catolicismo por todo el país sentido y vivido, la Inquisición no había podido ser implantada entre nosotros, libre siempre en su espíritu como materialmente lo fue de los poderes de Roma, germano y árabe, hubiera sido absurdo suponer que, al renacer, tras breve ocaso, a la vida de la libertad, pudiéramos pensar siquiera en sumisiones ni en pactos ni en componendas con la averiada "doctrina" que los falangistas españoles venían a imponernos, aunque apoyados esta vez, simultáneamente, por los representantes de los tres poderes que, históricamente y por separado, habían intentado en vano subyugarnos, es decir: los alemanes de Hitler con sus "Heinkel" y sus "Kun-ker"; los romanos de Mussolini con sus numerosas divisiones de "voluntarios" escoltados por los "Caproni", y la morisma empeñada en la fantástica empresa de una "cruzada" con que, precisamente ellos, iban a imponer la civilización cristiana al pueblo quizás más cristiano de Europa. Contra lodo esto teníamos que luchar los vascos, en enorme inferioridad de condiciones y, sin alternativa posible porque, para usar palabras de Tho-mas Paine, se puede pedir a los hombres que pongan en juego vida y fortuna para mantener sus derechos, pero seria absurdo pedirles que se pongan a luchar para sostener que no los tienen.

Y esas tropas voluntarias mal equipadas de que habla Aguirre, con su bandera al frente, se batieron gallardamente contra las potencias de ¡a invasión y la regresión. Y los hombres de Intxorta y Sabigain, de Peña Le-mona y Sollube, entre otros muchos, están ahí para decir al mundo la he- i roica epopeya que los gudaris vascos supieron escribir con su sangre eal aquellas desiguales luchas. Y si en alguna otra de esas batallas, como la] memorable de Artxanda, el cuerpo de Aguirre no quedó tendido para siem-j pre sobre la tierra vasca, no fue porque dejara de lanzarse a la muerte, con] el mismo heroico empuje que lo hicieron sus gudaris. Sencillamente, i que entendió que ello entraba, como tantas otras cosas, en lo que la lealtad a su cargo demandaba.

Esta lealtad lo llevó, después de la derrota militar, a mantenerse en el exilio, en todo momento y circunstancia, como bandera viva de la unidad de los vascos en el propósito de la recuperación de la libertad nacional. El Gobierno que en torno a Aguirre se constituyó en Guernica no ha dejado de existir un solo momento.SÍ algunos de los hombres han cambiado por obra de los años, las fuerzas políticas a que respondían y que representan los varios sectores ideológicos del país y la abrumadora mayoría de su población, siguen en sus puestos. Y, junto al católico, se agrupan los Consejeros del poderoso Partido Socialista de Euzkadi, los de Acción Vasca, Partido Republicano, etc., con el mismo ejemplar fervor e inquebrantable espíritu de unidad que el primer día y que es el que en otro que ahora podemos ver muy cercano, ha de conducirnos a la recuperación de lo que en estos tristes veinte años de opresión se nos niega a sangre y fuego.

Si esto ha sido y es posible; si hombres de tan dispares ideologías han permanecido y permanecen tan férreamente unidos en los años de desgracia, dando un ejemplo que bien quisiéramos hubiera sido en otras partes imitado, no hay duda de que, fundamentalmente, ello se debe al maduro espíritu de responsabilidad, de los partidos políticos vascos que siempre han sabido estar a la altura de la hora. Pero no sería justo dejar de reconocer que, si la unidad ha sido posible es porque siempre, a la cabeza y como símbolo de ella, ha estado un hombre dispuesto a todos los sacrificios para mantenerla. Un hombre en quien sus compañeros de Gobierno, trocados invariablemente, todos los que al principio no lo fueron, en sus cordiales amigos, han podido ver siempre un símbolo vivo de la lealtad para con todos.

Esta lealtad a su herencia nacional y a su pueblo; esta lealtad a sus propias convicciones y a las de sus colaboradores de todos los colores; esta lealtad a su juramento de Guernica, a sus compañeros del Gobierno Vasco y a los de la República, lealtad ejemplar y que resplandece entre otras altas cualidades del Presidente Aguirre, como una de sus más nobles prendas, es la que ha de llevarnos, en la unidad y el esfuerzo común, a la meta codiciada. Aquella meta en que la libertad es el premio que nunca más nos será arrebatado, porque ella no ha de ser fruto de la fuerza o del azar, sino natural producto del esfuerzo consciente de los corazones limpios que, como el de Aguirre, lo mismo ante los embates de la fuerza, que ante las seducciones del fácil acomodo, han sabido ser siempre, humilde pero firmemente, leales a sí mismos.

El Universal, Caracas, Marzo de 1960.

 

 

  1. Ramon Maria Aldasoro

  2. Jose Antonio Aguirre

  3. Lope de Aguirre en su Purgatorio

  4. Aramburu

  5. Sabino de Arana el Libertador vasco

  6. Lucio de Aretxabaleta

  7. El Pastor bueno Monseñor Arias

  8. Artetxe y su coche, el castigo de los dioses

  9. Nuestro Don Pio Baroja y Nessi

  10. De Bolivar a Zaldivar

  11. Madariaga Bolivar y los Vascos

  12. De nuestra estirpe  Jose de Cadalso

  13. Arturo Campion y Jayme Bon

  14. Castelao y su Muerte

  15. El Doctor Couture

  16. Dialogos de Actualidad

  17. Dialogos de muertos

  18. El Cano, Juan Sebastian

  19. Francisco de Xabier

  20. Jesus de Galindez

  21. San Ignacio y el Euskera

  22. Irureta Goyena y los vascos perdida sensible

  23. Larranaga, el Eximio Uruguayo

  24. Leizaola Cultura y Responsabilidad

  25. Urrundik versos de Telesforo Monzon

  26. Orixe

  27. Narciso de Oyarzabal

  28. El Principe de Viana

  29. Honrando a Dardo Regulez

  30. Juan Sarrasqueta

  31. Martin de Ugalde

  32. En el Homenaje a la memoria de Don Juan de Uraga

  33. Andres de Urdaneta

  34. Leyendo a Victor Hugo

  35. El Vasco Francisco de Vitoria

  36. Viajeros extranjeros en Vasconia

  37. Juan de Zumarraga

  38. Dos hombres y un pueblo

 

I) INIDICE OBRAS COMPLETAS PUBLICADAS INTERNET

 

I.1 Linea de Vida  y su Obra

I.2 Poesias en Euskera Recopilacion Total

I.3 Conferencias Recopilacion

I,4 Articulos Periodisticos Recopilacion Total

I.5 Lengua Vasca

I.6 Gernika

I.7 Uruguay

I.8 Venezuela

I.9 Reseñas Biograficas

I.10 Traducciones

I.11 Obras Publicadas

I.12 Semana Vasca en Montevideo

I.13 Ciclo de Clases

I.14 Nota Bio-Bibliografica

I,15 Biografia en Euskera

I.16 Sitio en Internet en Euskera

I.17 Nostalgia

I.18 Articulos Periodisticos Indice Cronologico

I.19 Articulos Periodisticos Indice Alfafabetico

II) OBRAS COMPLETAS - Libros Publicados en Internet

 

II.1  El Hombre Vasco

II.2 Hombres de la Compañia  Guipuzcoana

II.3  El Elemento Vasco en el siglo XVIII Venezolano

II.4 Vicente Antonio de Icuza

III) INDICE de TEMAS RELACIONADOS. Libros publicados por sus hijos;

 

III.1 Nere Aita - el exilio vasco - Mirentxu Amezaga 

III.2 Cronicas del Alsina -  Arantzazu Amezaga de Irujo

IV) Sus Hijos Escriben;

 

IV.1 Los tres Barcos que llevaron a Ama y Aita

IV.2 Travesia

V) Sus Hijos Escriben tras su muerte;

 

V.1 A mi Aita

V.2 La cancion de mi Padre

VI) Otros aspectos

 

VI.1 Reunion Familar en su Memoria

VI.2 Exodo

VI.3 Comision del Cuatricentenario de Caracas

VI.4 Inauguracion de la Plaza que lleva su nombre en Algorta

VI.5 Su Pequeño Poema en la Nota Necrologica 4 Febrero 1969

VII) Toda su Obra Publicada convertida en Formato PDF- puede ser leida en dispositivos  e-Book

 

 VII.1 Amézaga Vicente  Autor Irujo Ametzaga Xabier

 VII.2 Articulos de Prensa

 VII.3 Bio Biografica

 VII.4 Biografia en Euskera

 VII.5 Ciclo de Clases

 VII.6 Ciclo de Conferencias

 VII.7 Nostalgia

 VII.8 El Elemento vasco en el Siglo XVIII Venezolano

 VII.9 El Hombre Vasco

 VII.10 Los Hombres de la Compañia Guipuzcoana

 VII.11 Obras Publicadas

 VII.12 Vicente Antonio de Icuza

 VII.13 Poesias

 VII.14 Relacion de Escritos como Autor

 VII.15 Reseñas Biograficas

 VII.16 Semana Vasca Montevideo

 VII.17 Semana Vasca Montevideo Indice de Articulos

 VII.18 Traducciones

.

Dedicatoria y mi homenaje a Mercedes Iribarren Gorostegui - Su esposa y mi ama

 
Sitio en Internet en homenaje a Vicente de Ametzaga Aresti.
http://vicenteamezagaaresti.blogspot.com
Unico sitio en Internet, que lleva su nombre, de referencia completa de su vida y su Obra totalmente publicada en Internet, 
Poesias, Articulos de Prensa, sus Libros, completando asi, y cerrando todo lo que se habia escrito en libros sobre el y su vida
Creacion, Edicion y contacto: Xabier Iñaki Ametzaga Iribarren
e-mail: xabieramezaga@gmail.com
Blog Xabier Amezaga Iribarren: http://xabieramezaga.blogspot.com
Editoriales relacionadas con sus Publicaciones